MISCELÁNEAS MISCELÁNEAS
"No importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas."
- La sabiduría de Confucio

domingo, 21 de mayo de 2017

Paseando

Un fin de semana cualquiera en la gran ciudad, tomados de la mano recorremos los paseos cercanos.
El frenesí semanal se aplaca y la ciudad bosteza en una ambiente de calma como preparándose al descanso reparador de una larga siesta.
El infernal ruido ha desaparecido, las emergencias se tomaron un respiro y mudas están las sirenas, el smog ha perdido vigor y se ha ido desdibujando hasta perderse quien sabe adonde.
Casi no hay gente, pocos colectivos y menos coches de alquiler circulando por las calles.
Caminamos despacio, calladamente y observamos lo que se nos presenta ante nuestros ojos.
Cosas que están siempre ahí y no vemos, no porque no las miremos sino porque miramos sin ver.
El torbellino en que estamos insertos durante los previos días es tal que nadie se detiene un sólo segundo para observar el paisaje que nos muestra la ciudad.
El ajetreado ciudadano deambula exigido por ir a ó venir de a cualquiera sea su destino. La velocidad es primordial, estar antes en la fila de la parada del colectivo, en el andén del tren ó subte, subir primero o bajar primero es casi diríamos cosa de vida o muerte , donde los apretones, empellones, colisiones, y algunas riñas son el alimento diario al estrés galopante que se padece en los días laborables.
Pero hoy es domingo y paseamos de la mano, conversando bajito, sin prisa , disfrutando del tiempo y del panorama que descubrimos como algo mágico.
Si prestamos atención y nos concentramos quizás podamos oír el ruido del silencio , sentimos la tranquilidad del ambiente y nos deleitamos con eso.
Nos detenemos reiteradamente a observar y descubrimos formas nuevas y los colores se hacen más vivos, más intensos que deslumbran nuestras retinas.
La policromía del panorama nos embarga y nos transporta a nuestros recuerdos más hermosos.
Recuerdo cuando niño cono anhelaba ver después de la lluvia el arco iris, como me extasiaba esa visión en el cielo y lo alegre que me ponía, era una pequeña muestra de felicidad.
¿Esta colorida imagen es real, es verdadera ó simplemente es una ilusión ?
Tal vez nuestra dicha nos haga ver las cosas de esta manera; un reflejo del alma gratificada que desborda. 


jueves, 4 de mayo de 2017

La cruda realidad de un jubilado

Me despierto todas las mañanas y doy gracias de estar vivo. Vivo...Listo a emprender la lucha por la permanencia en esta vida, lucho por estar vivo, por vivir diariamente. Pero esta lucha agota, amengua las ganas y las fuerzas enflaquecen y el  miedo se apodera de mi.
Pero me pregunto:¿Que es vivir? Es esto vida, el solo hecho de de cada día, cada hora que pasa me veo envuelto en la disyuntiva de decidir de que cosa me debo privar.

No recuerdo bien, la mente se me nubla y los recuerdos se confunden, al principio era simple ahorrar en la vestimenta, dejar de comprar ropa, total para que si con la que tengo esta bien. Después o también en ese momento, no lo sé, dejé de ir al cine, claro aumentaron   las entradas..., con lo mucho que disfrutaba con las películas y después de la función una porción de pizza con un buen moscato.
Cuando me acuerdo me emociono pero no lloro, que llorar no es de hombres.

Así sin darme cuenta, o sin querer darme cuenta según se mire, fui recortando gastos uno a uno para adecuarlos a mi presupuesto cada vez mas exiguo para llegar a fin de mes.  
A todo esto los achaques físicos que trae la vejes se fueron acrecentando y fui necesitando más remedios que a su vez fueron cada vez más caros,
Me fui privando poco a poco de todas las cosas que hacen que la vida sea placentera y digna de ser vivida. Esta privación me fue aislando y a los pocos amigos que tenía dejé de frecuentarlos y hoy no sé nada de ellos.

Cuanto tiempo hace que no me río, que no tengo un día alegre, tampoco el contexto ayuda con esas noticias de todo lo que pasa allí afuera.
Me parece un sueño  o mas bien una pesadilla lo que sucede y me parece que hay como una epidemia o un virus maligno se a esparcido por todos lados.
Un virus asesino que perturba tanto que el que lo padece es obligado a cometer esos atroces asesinatos a mujeres, a niños y a cualquier cosa que se les cruce en el camino.Un virus violento al que no se le ha encontrado el antídoto.

Volviendo a mi, Tengo mi dignidad dañada por una realidad sin razón, pensar que me dediqué por más de cuarenta años a contribuir con mi trabajo, con el esfuerzo diario y responsable a la grandeza de este país como  tantos hombres y mujeres que abrazaron al trabajo como un instrumento para alcanzar todos los sueños que alguna vez se atrevieron a soñar.
Nada más digno que el trabajo, pero mas digno cuando éste es bien remunerado. Y aquí me vez mi remuneración por el trabajo de tantos años se ve reflejado en una paupérrima jubilación.

Y así cada día, cada hora, los aumentos de  precios de bienes y servicios van erosionando hasta la médula nuestros ingresos y aumentando nuestra angustia no sólo por nosotros, que a esta altura estamos jugados, sino por los que nos siguen - nuestros hijos y nietos- que se merecen una vida llena de oportunidades y no de carencias.

Ojalá esto cambie y se produzca el milagro -creo que solo un milagro nos puede salvar- de bajar la inflación a un dígito y establecer así un equilibrio que nos de estabilidad económica y -la más importante- emocional.
Amén.

jueves, 20 de abril de 2017

Un café con leche y tres medias lunas.

El hombre bajó despaciosamente por las escaleras hasta el hall de salida como todos los días. Recién bañado,con olor a perfume no muy caro, vestía unos pantalones desgastados por el uso, zapatillas que también daban cuenta del paso del tiempo y una campera que alguna vez habría sido de color marrón.
Al abrir la puerta de calle el frío de la mañana lo sacudió, dejó que la puerta se cerrara sola y se encaminó a la calle.
Poca gente a esa hora temprana lo vio caminar con parsimonia por cuatro cuadras hasta llegar al   "Café de Tito", Entró como todas las mañanas empujando la puerta vaivén y se acomodó en la mesa junto al ventanal mirando a la calle. Mirando es un modo de decir porque en verdad era poco lo que se podía divisar a través del vidrio que no había sido limpiado vaya uno saber desde cuando. Allí dentro encontró algo de confort,el ambiente estaba tibio al contrario del humeante café que le sirvió automáticamente el empleado que regenteaba el lugar. Una ceremonia diaria que el muchacho  tenía incorporado a su rutina tempranera.
El viejo de todo los día que llegaba invariablemente a los 8 de la mañana, se sentaba a la misma mesa y bebía un café cortado y una media luna, leía el diario, pagaba y sin decir palabra salía del lugar. Extraño personaje,pensaba mientras le servía.
Mientras tanto nuestro hombre leía el periódico con avidez, tanto que no sacaba la vista del diario y se abstraía de todo lo que pudiera pasar a su alrededor. De repente ingresa un pequeño pobremente vestido con el frío reflejado en su rostro y al ver al único parroquiano en ese momento, se dirige a él y con voz trémula de dice- Una ayuda por favor, señor, tengo frío.
El hombre lo miró detenidamente y sin decir ni una palabra giró su mirada hacia el mostrador y levantando la mano con un gesto llamó al mozo y cuando este se acercó le dijo:- Un café con leche y medias lunas. El mozo asintió se dio vueltas y se encaminó a la máquina de café.
El viejo señaló al pibe la silla junto a él y lo invitó a sentarse. A los pocos minutos el camarero le sirvió el café con leche y tres medias lunas que iluminaron la carita del niño y mientras este devoraba la primera media luna nuestro callado personaje se levanta para dirigirse mostrador donde estaba el mozo, frente a él sacó su billetera y le pagó el gasto. Sin  más dio media vuelta y salió sin decir palabras del café perdiéndose de vista.
El mozo rascándose la cabeza pensó y se dijo para sus adentro:- Tantos años sin dejar una propina y ahora esto, no lo puedo creer.
Cosas de la gente, cosas de la vida.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Feliz día Mujer.

Para los que las queremos hoy es un día más, un día cualquiera , donde nuestro cariño se mezcla con la emoción del abrazo, del beso y el agradecimiento para "nuestras mujeres".

Un recuerdo muy especial para mi madre, la que me dio la vida y la llenó con su  amor y ternura y desde el cielo aún me guía, a mi esposa-la gran compañera en este camino recorrido,  la madre del hijo que supimos tener en común,  a su esposa-mi hija política-que con su amor trajeron a este mundo a mis tres nietos,y a mis dos nietitas ,que con el nene forman el trío de todas nuestras alegría presentes..

También están las mujeres que transitaron por nuestra vida, las abuelas, tías, primas y las amigas. De estas es digno destacar los distintos roles que que acompañaron nuestra existencia: las novias, la mejor amiga, las compañera del cole.
Todas colaboraron para nuestro crecimiento y les agradezco.

Una mención a todas las doctoras que influenciaron en nuestra salud, en especial a aquella que de una diagnosticó a nuestro hijo dándonos tranquilidad cuando la habíamos perdido, a la enfermera que con tanto tacto profesionalismo y ternura me atendió cuando pase´por una terapia intensiva y que hizo placentero el momento que me tocó vivir.

La maestra que me cobijó cuando tembloroso ingresaba por primera vez al colegio, la que me enseñó con devoción y a todas las que luchan por la enseñanza de nuestros niños.
A doña Hermelinda, la portera de la escuela y su toque de campana para el recreo y salida.

Imposible enumerarlas a todas, pero a las que quedan en el tintero también va nuestro recuerdo y agradecimiento.

En verdad hoy no es un día más, es el día de la Mujer.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...